Encuentros Rúnicos 2009

Todo lo bueno se acaba

Se acabaron los encuentros Rúnicos y volvemos a la vida cotidiana. Atrás han quedado varios días de afición, con la añadidura de que probablemente, o al menos dicen las malas lenguas, no haya EERR el año próximo. confiemos en que sólo sean eso, rumores..

He aquí la breve crónica de los encuentros, en varias partes para que no se haga muy pesado:

Jueves 9 de Abril:
Inauguración de las jornadas. Muchos victorianos. Como el personal va llegando y muchos todavía no han venido, la cosa es bastante improvisada. Eso sí, hay un Té de las cinco, como manda la buena tradición británica.(” ¡ Por la Reina ! “).

Por lo demás, la gente se sienta en grupos de gente conocida y mata el tiempo con diferentes juegos de tablero. Monto partida, pero no se apunta nadie. En la partida de Cthulhu, el máster ni aparece, con el consiguiente enfado del personal. Se ve poca interacción con otros jugadores que no sean amigos, salvo algunas excepciones. Juan miguel se las apaña para jugar a diversos juegos de tablero. La tarde transcurre lentamente y me replanteo mi decisión de venir. Como esto siga así mañana…

A la noche, y vista la situación, Pérez hace partida de 2300AD. Aprovecho para dibujar una locomotora de vapor un tanto rara, digna de Moriarty.

Viernes 10 de Abril

Nos vamos a desayunar al obrador donde siempre hemos ido. Ponen buena bollería y el café es decente. Después, de nuevo en el polideportivo, me encuentro con una cara conocida. Se llama Carlos y me invita a una partida de un juego de mesa. Yo ya me he apuntado a una partida de Demonio, la caída, pero aún falta casi una hora y el máster ni siquiera ha apuntado la mesa donde va a dirigir, así que voy para allá. Los otros jugadores se llaman Yeray e Israel. Vienen de Valencia, nada menos..

El juego, de cuyo nombre no me acuerdo ahora, es similar al Bang y va de unos atracadores de bancos que deciden repartirse el botín a tiros. Es muy divertido, sobre todo si te tocan buenas cartas. Jugamos muchas partidas cortas con las reglas básicas y en dos ocasiones me llevo el premio gordo. Por cierto, los jugadores de Demonio tienen que ir a buscar al máster por megafonía. Me alegro de haberme “eyectado” de la partida.

A eso de las 11:30, dirijo una partida a Deadlands para los jugadores del atraco de la mañana. Se titula “Tren de largo recorrido” y es bastante inquietante, con muchos eventos aleatorios y una trama muy lineal. Lo típico para unas jornadas.
Cuando los PJ logran hacer descarrilar a tren y terminar con el peligro que los amenazaba, recojo los bártulos y voy a buscar a Pérez (dirige, como no, a 2300AD) para ir a por la comida. Hoy toca ir al chino a por un menú tailandés. Se apuntan Carlos y Yeray.

Durante la comida hablamos de muchas cosas: de las jornadas, de las partidas, del estado de la afición en general. Terminamos de comer y nos vamos a probar el cóctel oficial de las jornadas, el “Dr. Jekyll y Mr. Hyde”. Lo sirven en matrces de laboratorio (erlenmeyer, concretamente) con tubos de ensayo y gominolas dentro. Va refrigerado con nieve carbónica, para darle el aspecto de poción del Dr. Jekyll. El efecto es cautivador y el sabor, increíble.

Para pasar la tarde y que no me ocurra lo del día anterior, me apunto a un Conan RPG. Inicialmente, la partida es para cinco jugadores pero acaban apuntándose doce personas. La cosa pronto se hace ingobernable (y más cuando hay gente que no conoce nada de la Era Hybórea…¿Es que no les enseñan nada en el colegio?) y se desmanda. Mi personaje es asesinado por otro jugador (que no duda en sacrificar el suyo para tamaña tarea) a la hora de empezar, así que recojo los chismes y pongo tierra de por medio. Aprovecho para ducharme, ya que es la mejor hora para estos menesteres cuando hay cientos de frikis pululando por ahí…y ocho duchas.

Ya refrescados, me compro un capricho (La torre de Rudesindus) algunos dados bonitos y paso el rato leyendo el manual hasta que recojo a Pérez para ir a cenar. Llueve a cántaros, así que tenemos que esperar un poco. Esta noche cenamos un bocadillo de pechuga con mostaza que quita el hipo.

Esta noche debería acostarme pronto, pero no tengo mucho sueño. Me apunto con Juan Miguel, Pérez y Paco a una partida de BATTLESTAR GALÁCTICA. Tras ser vapuleados por los Cylon y derribar a montones de sus cazas, al final las malditas tostadoras logran frustrar nuestros planes, gracias a los Cylon infiltrados. Los sabotajes y la mala suerte hacen estallar la nave humana en mil pedazos y arruinar así las esperanzas de los últimos supervivientes de nuestra especie. Bye, bye, Comandante Adama…
Sábado 11 de Abril

Pérez y yo recogemos las cosas y nos vamos. Hacemos fotos a Juan Miguel, vestido como un caballero victoriano (que no publicaré sin su permiso, por supuesto), nos hacemos fotos, nos despedimos de la gente y nos vamos. Tenemos problemas a la salida , ya que las indicaciones son liosas, pero logramos enfilar hacia Pamplona. Allí comeremos en un sitio típico y, ya que no hemos ido a la sidrería este año, nos damos un homemaje consistente en ensalada mixta, chorizo a la sidra y cordero asado. ¡ Un buen final para las jornadas !

Pakote

1 opinión en “Encuentros Rúnicos 2009”

  1. Joé, no había encontrado esto (soy un informático de pega, desde luego). Genial la descripción, y sí, tienes mi permiso para poner las fotos; total, ya pululan por internet de mano de otros, así que sería absurdo oponerse. Y además, para una vez que me disfrazo, mejor que quede constancia.

    Si en el futuro tengo problemas legales, por el amor de Dios, no déis enlaces, que los picapleitos seguro que lo usarían contra mí 😛

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *