Dragonstar

drgstarEsparcidos por las innumerable estrellas, los mundos de la Confederación de Sistemas brillan con luz propia como gemas engastadas en el oscuro manto del firmamento. Hace miles de años, las razas inteligentes del Mundo Origen elevaron sus miradas hacia el oscuro cielo nocturno y anhelaron atravesar sus inconmensurables distancias. Con tesón y fortaleza, pusieron sus ingeniosas mentes en sintonía con el pensamiento de proyectar sus insignificantes cuerpos entre las lejanas estrellas y así surgió el primer Starcaster. Los seres sentientes viajaron por el universo iluminados por el credo único del Imperio Dragón y expandieron la civilización a lo largo y ancho de numerosos mundos, respetando las diferencias culturales y amalgamándolas en los ciclópeos fundamentos de una cultura que perduraría durante más de mil años. Fue una época dorada e esplendor, cuyos ecos se perciben en todos los mundos conocidos en forma de leyes, arte y filosofía. Mas tarde, cuando el Imperio entró en declive al fragmentarse en los Reinos gemelos de Asamet y Qesemet y con la consiguiente guerra civil, las semillas de la civilización todavía pervivieron.

Mucho se ha  perdido desde entonces, pero la llama no se extinguió y siguió iluminando con su vacilante luz durante siglos de oscuridad. Hoy, dos mil años después de la caída del Imperio, la Confederación de Sistemas recoge el testigo de ese milenario legado. Hoy comienza una nueva era y los Doce Dioses son testigos de que perdurará para siempre.

 (Extracto del discurso del Canciller Eremtar Hildenbrag, primer presidente de la Confederación en la ceremonia de la firma del Tratado Universal)

Bienvenidos a

rotulo

 

Siervos del Imperio

guardia-imperialPies de barro, monos, revientabotas, pisahormigas…

La infantería de la Guardia Imperial es la encargada de mantener el control del terreno conquistado al enemigo en nombre del Emperador y actuar como apoyo a las unidades acorazadas cuando estas avanzan.

Aunque el guardia imperial individual no puede compararse en fuerza, ferocidad y habilidad con las tropas del Adeptus Astartes, sus innumerables legiones forman la columna vertebral de las fuerzas de combate del Imperio. Sus efectivos son tan inimaginablemente grandes, que ni siquiera los archiveros del Adeptus Terra conocen a ciencia cierta su número y disposición en la enormidad de la galaxia. Ellos son los héroes anónimos, la carne de cañón que cimenta el poderío del Emperador, Señor de la Humanidad por la gracia de los dioses y de un millar de mundos por la de sus ejércitos.

-Nos vemos hoy, queridos siervos del Imperio –

Vacío invernal

El otoño llega a su fin y las gentes de Sommerlund se preparan para la inminente llegada del invierno. Para los monjes del Monasterio del Kai comienza una etapa de intenso estudio en las bibliotecas y de duros entrenamientos al frío aire de las mañanas. Va a ser un invierno más vacío que otros precedentes, pues el hueco dejado en el corazón de los novicios por la muerte del jovial maestro Serpiente Afilada se hará notar en estos días de oscuridad. Ya no habrá más historias al amor de la lumbre, ni más cuentos de fantasmas.

Las noches al calor del hogar serán algo más tristes, sin duda.

-Nos vemos en Lobo Solitario, esta noche-

 

La sabiduría del Kai

 «Y de entre los Sommerlundeses que primero se alzaron en el Norte para combatir contra los Señores de la Oscuridad hubo algunos poseedores de una gran fortaleza oculta en su interior. Estos pocos privilegiados desarrollaron grandes poderes de cuerpo y mente, así como impresionantes habilidades de combate más allá del alcance de otros hombres.

Estos extraordinarios combatientes fueron los Señores del Kai de Sommerlund, y el más grande de entre ellos recibió el venerado nombre de Águila del Sol.»

 

(Cronicas del Norte, de Rimnar el Escriba de la Torre de Torán)

Nos vemos en Magnamund, mis queridos aprendices. (^^)

Perdidos (D&D)

Tras la titánica lucha contra el demonio en la cámara intemporal de los Olvidados y la consiguiente huída a través del portal-espejo, el grupo de aventureros se encuentra en un paraje completamente desconocido. Aparentemente lejos de cualquier lugar habitado y rodeados por nevadas cumbres, su suerte parece echada, pues el deshielo no parece tocar nunca estas cordilleras no cartografiadas.
Probablemente los magos y sacerdotes de la Emperatriz Aralïa de Melvessi estén utilizando sus poderes para intentar localizarlos, mas la tarea podría llevarles bastante tiempo todavía, quizá demasiado. Y aun en caso de que pudieran hacerlo, ¿quién garantiza que no hayan dado por perdido al grupo, o que simplemente decidan, en una muestra más de su voluble carácter, abandonarlos a su suerte?
Nuevas aventuras y desafíos nos esperan en los Reinos de Antra. Que la diosa de la fortuna guíe vuestros pasos..

Bienvenidos a Magnamund

En el país nórdico de Sommerlund, durante siglos ha sido costumbre de los señorres guerreros enviar a sus hijos al monasterio del Kai. Allí, estos serán instruidos en las destrezas y disciplinas por los monjes a su cargo pues un día, cuando hayan aprendido lo suficiente, volverán a casa equipados en cuerpo y mente para defenderse de la constante amenaza de los Señores de La Oscuridad de Occidente.
Una nueva generación de aprendices será tomada este año bajo la tutela de los monjes del Monasterio del Kai para comenzar su aprendizaje. Nos veremos entre sus muros..